Ángeles sanadores

Este mes os quiero ayudar, junto con los ángeles sanadores, a explicaros de qué manera podéis encontrar el equilibrio de vuestro cuerpo para sanaros, para que os encontréis un poco mejor cada día, tanto física como mentalmente.

Lo primero, deciros que tienen que intervenir los ángeles sanadores, junto a los ángeles de los cambios y transmutación. Pueden ayudar a cualquier persona si ésta se lo pide. A veces ayudan de manera clara y contundente, como cuando eliminan un dolor corporal después de una oración.

Otras veces ayudan al ser humano a sanarse a sí mismo, como cuando la sanación que requiere la persona tiene que ver con su actitud ante la vida. En ambos casos, la voluntad de Dios es que el ser humano llegue a entender las lecciones necesarias para mantener la salud física, emocional y espiritual.

Estos maravillosos ángeles nos ayudarán a percibir sensaciones para poder reconocer qué nos pasa, o qué está cambiando en nuestro cuerpo. Cuando los ángeles sanan directamente, una persona puede recibir un milagro de sanación.

Angel Sanador San Rafael

Al acudir al arcángel San Rafael gran ángel sanador, o al arcángel San Miguel, el arcángel que sana los miedos, o incluso a su propio ángel guardián, la persona podría experimentar una liberación inmediata del dolor o la enfermedad que no se puede explicar con datos científicos.

Otras veces los milagros de los ángeles envuelven la ayuda de otras personas o casualidades. La luz de los ángeles trabaja en el alma a la vez que la luz física trabaja en el cuerpo. No es necesario verla para imaginarla nutriendo y sanando. La mente humana responde a la visualización de la misma manera que si está presenciando algo en la materia. Cuando imaginas algo, el ser lo experimenta como si fuera realidad. Un experimento con atletas demostró que los músculos de ellos respondían a los estímulos mentales cuando se visualizaban en una carrera.

De igual manera, imaginar la luz de los ángeles da señales al ser respecto a dónde dirigir esa luz. La visualización de luz de diferentes colores o de arco iris es esencial para la sanación espiritual. El color del arcángel San Rafael es el verde esmeralda, sus tonos y su vibración. Al respecto, tienen propiedades sanadoras cuando los visualizas y meditas con ellos. Los seres espirituales, hacen de todo lo imposible lo posible.

También nos enseñan el camino siempre para nuestro bien; el cuerpo y la mente necesitan ir en equilibrio, y el estrés es una de las causas principales de muchas enfermedades, así que necesitamos también de la meditación. Elijamos un lugar donde nos sintamos cómodos, con paz. Puede ser un parque, el mar, la naturaleza, etc. Que nos ayude a encontrar esa paz interior y visualicemos que todo está bien, que fluye la sanación por nuestro cuerpo y que el bienestar que sentimos es fuerte y duradero.

Pidamos también a los ángeles sanadores por las personas que nos van a intervenir en caso de que nos tuviesen que operar. También podemos pedir para que nos toquen médicos buenos en la especialidad que nos tenga que dar ayuda, como dietistas o médicos en general.

Que nos lo envíe nuestro amigo el arcángel San Rafael. Así que ya sabéis amigos y amigas, vamos a empezar a concentrarnos en curarnos todo, lo que no esté en equilibrio en nuestra vida, cuerpo y mente. Con la ayuda de estos ángeles sanadores encontraremos una paz interior que nos curará por dentro y por fuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *