Apartamentos turísticos y su tributación

En los últimos años es cada vez más habitual el uso del alojamiento privado para el turismo, el denominado alquiler turístico, que hay que diferenciarlo de los servicios que presta la industria hotelera. Los alquileres de apartamentos turísticos están sujetos al Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) y al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), aplicables según las particularidades del alquiler: que preste o no servicios de hospedaje y propios de la industria hotelera.

Los rendimientos obtenidos por el arrendamiento se declararán por el titular del inmueble o el usufructuario. Hay que tener en cuenta que los rendimientos derivados del alquiler turístico tendrán la consideración de rendimientos del capital inmobiliario siempre que el inmueble se haya puesto a disposición durante un periodo de tiempo determinado y sin que vaya acompañado de la prestación de servicios propios de la industria hotelera.

Los periodos de tiempo en los que el piso no ha estado alquilado imputan como renta inmobiliaria, al igual que cualquier otro inmueble, al estar a disposición del contribuyente, aplicando el porcentaje de imputación que corresponda al valor catastral del inmueble en función del número de días que no haya estado cedido o arrendado con fines turísticos.

El arrendamiento se puede entender como una actividad empresarial y las ganancias se considerarán de rendimientos de actividades económicas cuando, además de poner a disposición el inmueble, se ofrecen durante la estancia de los arrendatarios servicios propios de la industria hotelera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *