Aumentan las enfermedades respiratorias y el cáncer en los últimos años

Madrid 7 abril 2021. La web especializada en salud, deporte y alimentación Cortaporlosano.com, pone en conocimiento la situación de la salud y el sistema sanitario en España.

El día 7 de abril se conmemora el día mundial de la salud, en el que se recuerda ya no solo la importancia de cuidar la salud, y más en la actualidad tras la pandemia, si no también que poder acceder a unos cuidados sanitarios debería ser global e igualitario. Pero esto no es así. Muchos países no cuentan ni con las infraestructuras ni con los medios suficientes para cuidar a su población, así como su población en muchas ocasiones es completamente incapaz de tener acceso al sistema sanitario a causa principalmente económica.

Situándonos en España, durante este último año y medio hemos podido observar cómo a pesar de tener un sistema sanitario fuerte, la dependencia de las cuestiones políticas entre comunidades, han dado lugar a desigualdades. Una de las áreas más afectadas de nuestro sistema sanitario ha sido la atención primaria, la cual como su propio nombre indica, debería haber servido como primer “escudo” ante la situación que estábamos viviendo, pero en cambio se vio desbordada ante este nuevo virus. El problema no ha sido principalmente que al comienzo, donde reinaba el desconocimiento y el miedo, esta área no pudiera velar por la salud de la población, si no que en la actualidad, 14 meses después, sigue sin ser capaz en muchos lugares de España, de atender correctamente a los pacientes.

¿Qué consecuencias tiene esto? Retrasos en procesos que antes podían ser más o menos lentos, pero que ahora incluso, pueden tardar un año. Hablamos principalmente de las derivaciones a médicos de atención externa o específica como son los psicólogos, traumatólogos, cardiólogos, dermatólogos, oncólogos… Para poder acudir a ellos, primeramente debemos acudir al médico de cabecera o atención primaria. La saturación de trabajo debido al COVID y la exclusividad de atender primeramente de manera telefónica, termina haciendo que muchos pacientes con este tipo de problemas acudan a urgencias para conseguir una aceleración del proceso. Y aunque las urgencias es cierto que han remitido en número de pacientes, sigue siendo problemático que se tenga que acudir de esta manera a la atención médica por problemas de saturación o procesos administrativos eternos.

Evolución de las enfermedades más comunes en España

  • Desde 2010, se ha visto un descenso de las enfermedades derivadas del sistema circulatorio, teniendo en 2017 una incidencia de 821 personas afectadas por cada 100.000 habitantes. Actualmente, ese número es posible que se vea incrementado pues uno de los efectos que produce el COVID-19 tanto durante como tras la enfermedad, son problemas circulatorios.
  • Las enfermedades respiratorias en 2017 se situaban en una tasa de 1000 personas cada 100.000 habitantes. Esta cifra irremediablemente aumentará en los índices de 2020 y 2021 ya que el virus al que nos enfrentamos, es un virus respiratorio.
  • Los tumores malignos que derivan en cáncer han ido afectando a mayor población  llegando a aumentar más de un 10% en los últimos años. Es una de las enfermedades más comunes y que a raíz de la pandemia, numerosas personas han tardado más en ser diagnosticadas, atendidas o mantenidas sus revisiones regulares.

Las consecuencias son finalmente dañinas tanto para la población como para el equipo sanitario que ha estado y está siempre dándolo todo para cuidar de nuestra salud. Pero desde cortaporlosano.com recordamos que aunque el COVID-19 es el problema principal de salud actualmente, la población ha sufrido un duro golpe psicológico que comienza a asomar y tendrá que ver como avanza, pero solo podrá atenderse adecuadamente si se comienza a tratar antes estos problemas en las administraciones de la salud pública. Y este no es el único problema de salud, el cáncer, enfermedades circulatorias y otras patologías avanzan en la población de igual manera. Al equipo sanitario por su parte también afecta, ya no solo como parte de la población que se ve expuesta a un riesgo mayor ante el COVID-19 y otras enfermedades, si no porque las propias condiciones laborales y de saturación les afectan de primera mano y en muchas ocasiones no pueden hacer nada por solucionarlo.

Como conclusión, podemos decir que nuestro sistema sanitario es fuerte y accesible, algo que no en muchos lugares pueden contar con ello, pero que dentro de España, aún queda camino por mejorar y aprender para poder enfrentarnos a situaciones como la que estamos viviendo en un futuro. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *