Cazuela de sardinas

DIFICULTAD: Facil · PREPARACIÓN: 20 minutos · ELABORACIÓN: 30 minutos

INGREDIENTES para 4 personas

  • 500grs aprox. de sardinas.
  • 2 o 3 tomates maduros para sofrito.
  • 1 cebolla hermosa.
  • 2 dientes de ajos, mejor sin el germen central.
  • 1 hoja de laurel.
  • Aceite de oliva virgen extra, nuestro maravilloso #aove
  • ½ vasito de vino blanco de calidad, que le de un buen gusto a la cazuela.
  • 2 puñados hermosos, como 50grs aprox., de almendras fritas. Las podemos comprar directamente así, o lo mejor, freírlas en el aceite nada más empezar la receta, apartarlas y así el aceite coge ese gusto desde el inicio.
  • Sal gorda.
  • Perejil fresco o hierbabuena, al gusto.

PREPARACIÓN

Con las manos quitamos la cabeza de la sardina, y abrimos el abdomen para sacar las tripas. Sino le queremos quitar la espina central, lavaríamos un poco y la dejaríamos en una fuente con agua y mucho hielo para que pierda sangre.

Si queremos ponerlas sin espina, con el pulgar abrimos el abdomen de la sardina, y con la ayuda del dedo índice, vamos marcando la espina del lomo. Se agarran con los dos dedos (pulgar e índice) y se tira suavemente hasta la cola, para dejar el filete de la sardina. Se deja en la fuente con agua y hielo para que desangre.

Picamos la cebolla y los ajos lo más fino posible. En la cazuela, lo ponemos a rehogar con 2 o 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra, y un pellizco de sal gorda, a fuego medio. Al estar muy picado, se puede quemar pronto si el fuego está alto.

Mientras tanto lavamos los tomates y los rallamos, para tener sólo la pulpa. Reservamos.

Cuando veamos que está blandito el sofrito, añadimos el tomate rallado y la hoja de laurel y dejamos que se fría, removiendo frecuentemente.

Cuando esté frito el tomate, añadimos el vino y dejamos que evapore (cuando no notemos el olor a alcohol). Incorporar las sardinas y dejar 5mnts a fuego muy flojo. Será suficiente para que se cocinen las sardinas y se mezclen los sabores. Si vemos que hay poca salsa, añadir un poco de agua. Espolvorear las almendras fritas y majadas, junto con perejil fresco. Servir enseguida en la misma cazuela (antes se hacía en cazuela de barro).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *