Cesta de la compra saludable

Ir al súper a hacer la compra es un acto de lo más cotidiano. Qué alimentos coger, cuáles no, cuánta cantidad o qué antojos concedernos son decisiones que cogemos más por inercia, o pensando en las ofertas, que pensando en nuestra salud. A través de pequeñas elecciones, podemos hacer nuestra cesta mucho más saludable.

Por ejemplo, busca un hueco para ir al super con calma y tranquilidad. El 50% de las decisiones de compra ocurren en el pasillo, así que haz previamente una lista de la compra en casa y cíñete a ella.

Dale también prioridad a los vegetales. Deben suponer la mayor parte de nuestra compra, ya que su ingesta diaria recomendada son cinco raciones. Por otro lado, si el producto tiene más de 5 ingredientes, sospecha.

Huye de los alimentos ultraprocesados (galletas y bollería industrial, chucherías, snacks dulces o salados, pizzas, carnes procesadas, lácteos azucarados, comidas precocinadas, bebidas azucaradas y un largo etcétera). Son productos no saludables, muy calóricos y sabrosos de los que solemos abusar, que no solo nos aportan calorías vacías, sino que son perjudiciales para nuestra salud.

Otro apunte, más mercado y menos supermercado. En contraposición con el supermercado, el mercado está lleno de alimentos frescos y un mínimo de procesados. Elige siempre frutas, verduras, carnes, pescados, huevos o legumbres y alimentos de temporada. Así nos aseguramos que el alimento se encuentra en su mejor momento, conserva todas sus propiedades nutricionales y su precio es más económico.

Por último, llevar a tus hijos a la compra es una buena oportunidad para enseñarles a familiarizarse con los alimentos frescos y sanos del supermercado. Recuerda que los padres son los que deciden qué entra en el carrito del supermercado, no los niños.

Ana María Ruiz. Herbodietética Naturana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *