Nutri-Tips para volver a comer saludable tras las vacaciones de verano

Ya sabemos que las vacaciones son épocas de relax, viajes, comidas con familiares y amigos, playa y descanso. Todo esto hace que muchas veces dejemos de lado nuestro estilo de vida saludable y empecemos a comer peor, beber menos agua y realizar menos ejercicio físico. Un heladito por aquí, una cervecita por allá…y eso está muy bien, pero terminadas las vacaciones, tenemos que volver a organizar nuestra alimentación saludable y ejercicio físico.

TIP Nº 1: NO DEJES DE COMER PARA COMPENSAR LOS EXCESOS, COME SALUDABLE

No vale de nada desayunar una infusión o café con una fruta, comer unos filetes de pollo con lechuga y cenar un yogur 0%, porque al segundo o tercer día tendrás un hambre inhumana y devorarás todo lo que tengas en la nevera.

TIP Nº 2: DISFRUTA SIEMPRE DE TUS COMIDAS

Prepara platos apetecibles y saludables. Comer sano no es incompatible con comer rico. Échale imaginación a tus platos o busca en internet, hay miles de webs con recetas sanas, fáciles y ricas.

TIP Nº 3: CONTROLA LA ANSIEDAD

Después de unos días comiendo mucho y mal, es muy probable que vuelva la ansiedad y hagamos elecciones de alimentos poco saludables. Podemos controlar esa ansiedad reduciendo o eliminando el sabor dulce de nuestra alimentación, controlando azúcar, edulcorantes y harinas refinadas. En una semana, esa ansiedad desaparecerá o disminuirá considerablemente.

TIP Nº 4: EQUILIBRA TUS COMIDAS

Dale prioridad a verduras y frutas frescas, cereales integrales, tubérculos, legumbres, proteínas magras y grasas saludables. Usa también técnicas de cocción saludables (horno, plancha, asados, papillotes, microondas…)

TIP Nº 5: BEBE AGUA

Deja atrás los refrescos azucarados o las cervezas fresquitas y escoge el agua como bebida principal. No nos aporta calorías y es la mejor opción para mantenernos hidratados. Puedes prepararte un agua con gas, hielo, limón y hierbabuena o un agua de frutas frescas. Son fáciles, sabrosas y súper refrescantes.

TIP Nº 6: MUÉVETE

Ya sabemos lo importante que es el ejercicio físico. No solo nos ayuda a bajar de peso sino que tiene otros muchos beneficios para nuestra salud. Intenta llevar un estilo de vida activo (camina, baila, sube escaleras, limpia, evita coger el coche todo lo posible…) y realiza algún ejercicio intenso/moderado al menos 3 veces en semana (incluye entrenamiento de fuerza).

Ajustar la cantidad de comida a nuestras necesidades es la base de una buena dieta. Lo ideal es acudir a un Dietista/Nutricionista para que nos elabore un plan de alimentación adaptado a nuestras necesidades. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *