Comienzo de año 2018

Bueno amigos, pues comenzamos un año más y terminamos ciclos. Quiero empezar hablando un poco de este año que comienza, ya va a ser un año muy espiritual, donde todos nosotros pondremos más fe e ilusiones. Si sumamos los números de 2018, nos da once, ya número maestro y señal angelical, y al seguir desglosándolo, el resultado es dos. Es un comienzo muy bueno, en la secuencia angelical, puesto que nos habla de tiempo de siembras; lo que demos nos lo devolverán, acción-reacción, número muy karmático.

Así que antes de hacer una acción importante, pensémoslo, el universo nos lo está guardando en un archivo para después mostrarnos lo que nosotros mismos hemos mandado a él en intenciones, palabras, actos o gestos. Permitidme que os hable del comienzo para que todo, la energía que vamos a dejar atrás, se elimine, especialmente la pesada, negativa, la que no nos ha dejado avanzar. Aunque empiece enero, la energía no cambia o se transforma hasta un mes más o menos, así que vamos a apoyarnos en un arcángel maravilloso para ayudarnos que es Zadquiel. Pondremos al comienzo de año, no importa el día, una vela de color malva.

Es el color de este arcángel, y significa espiritualidad, transmutación, apertura y cambios, y le pediremos de corazón que nos ayude a cambiar cualquier energía que nos quede o esté negativa en nosotros mismos, nuestro hogar o trabajo, y la transforme en positiva. Que nos ayude a cerrar puertas y heridas, y nos abra los caminos para que la luz llegue con toda la perfección del universo. Se la pondremos nueve días, no importa si son seguidos, también puede ser de sábado en sábado, puesto que él rige ese día, y así entraremos recargados de nuevos comienzos, de pasados cerrados, sobre todo los dolorosos, para propiciar cambios positivos. Os doy un ejemplillo de cómo hacerlo.

Ponemos una velita, da igual el tamaño, lo importante es hacerlo con amor y fe, en tonos malva o lilas, ya que estamos decretando, es decir, poniendo nuestra intención al arcángel de la espiritualidad: cambios, aperturas, perdón…

Ya que vamos a pedir ayuda, nos encomendamos al arcángel Zadquiel diciendo

Querido arcángel Zadquiel, tú que eres transmutación y ofreces luz, te pido, con humildad y dándote las gracias por adelantado, que me ayudes a cambiar la mala energía o patrones que me arrastran y no me dejan avanzar.

Transmuta y borra mis heridas, cierra mis ciclos con amor, para que pueda avanzar en mis crecimientos espirituales, abriendo mis caminos y llenando mi corazón de amor y luz, para el bien mío y el de los demás”. Pondremos nueve velas, ya sean seguidas, o de sábado en sábado, y veremos estos bonitos cambios. También os quiero dar un consejo de mis amigos los ángeles para esas aperturas.

Cuando estéis muy agotados del día a día, de los problemas y sobre todo a veces de las personas y situaciones tóxicas, hagamos una respiración profunda y visualicemos una bola en color lila, entrando por la cabeza y llegando a los pies. Esta energía nos va a desintoxicar, poniendo todo en equilibrio.

Aquí podéis ofrecerle la petición a Zadquiel o a Metratón un arcángel con una energía muy fuerte, a quien le podemos pedir que nos equilibre los chakras, aportando así paz, estabilidad y equilibrio a nuestra vida.

También comentaros, por otra parte, que empezaré con los talleres y otras muchas más sorpresas. Comenzaré a transmitir, quizás en directo o por escrito de nuevo, los horóscopos angelicales, y otros consejos.

57fd5b6c52ac72391c05e0ab419fe227
Empiezo así una nueva etapa de comunicación, pues como me dicen mis amigos los ángeles, cuando se te da un don, lo único que tienes que hacer es compartirlo con los demás, si no ¿para qué lo quieres? ¡Ja, ja! Total, que este año también empiezo conferencias para todos vosotros y vosotras, siempre invitados de corazón.

Un saludo de vuestra amiga Nora, y feliz año 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *