¿El azúcar mata?

El pasado 16 de octubre, con motivo del Día Mundial de la Alimentación, el Ministerio de Consumo lanzaba la polémica campaña EL AZÚCAR MATA. Según la OMS, “2.8 millones de personas mueren en el mundo cada año a causa de obesidad o sobrepeso” y “tienes casi tres veces más riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular si te pasas con el azúcar añadido”.

La nueva propuesta del Ministerio de Consumo ha sido subir el IVA del 10 al 21% en bebidas azucaradas y edulcoradas (las zero y light tampoco se libran) con el fin de mejorar la salud de la población.

A raíz de esta campaña, ha aparecido diversidad de opiniones entre los nutricionistas. Los hay que alaban esta nueva iniciativa y otros a los que les parece algo exagerado.

Los primeros opinan que era una medida muy necesaria para concienciar a la población de los riesgos del consumo de azúcar. Los segundos opinan que ningún alimento mata por sí solo, sino dentro de un contexto.

Yo soy de las que tiene sentimientos encontrados. Comparto el mensaje, pero solo en parte. Por un lado, es necesario concienciar a la población general de que el consumo excesivo de azúcar es perjudicial para la salud. Y por otro lado, un mensaje tan simple es algo muy exagerado y sensacionalista. La desinformación se combate con educación, no con más desinformación y miedo. Lanzar ese mensaje es como delegar la responsabilidad del sobrepeso a la persona que lo sufre, mientras que el causante real del sobrepeso campa a sus anchas (malos hábitos alimentarios, sedentarismo, estrés…) 

Yo te digo que el azúcar mata y luego tú ya verás. No te enseño a relacionarte con la comida y mucho menos con la comida con azúcar añadido. No te pongo medios para que puedas acceder a un nutricionista a través de la Seguridad Social. No regulo los etiquetados para que no se den lugar a engaños con el semaforito de marras (en el que un refresco sin azúcar tiene mejor nota que el aceite de oliva virgen extra). Y  mucho menos hago campañas que promuevan la salud en todos sus aspectos: mental, física, social, emocional, cultural, económica… Para que un cambio se de, se necesita información y herramientas, y este mensaje no da ninguna de ambas cosas.

Quizás educar a la población en unos hábitos saludables y reducir el precio de alimentos saludables, actividades deportivas y sociocultura le ayudaría más que aumentar el precio de lo prohibido.

El azúcar como tal no mata, hay alimentos ricos en azúcares naturales, como la fruta y los lácteos, que sí son saludables. Por tanto, podríamos decir que EL AZÚCAR AÑADIDO MATA.

El azúcar añadido como tal tampoco mata, sino que predispone a un gran número de enfermedades. Las enfermedades sí que pueden llevarte a la muerte. Por tanto, sería más correcto decir que EL AZÚCAR AÑADIDO PUEDE PREDISPONERTE A ENFERMAR.

El azúcar añadido puede predisponerte a enfermar en un contexto determinado: predisposición genética, malos hábitos de alimentación, sedentarismo, estrés, malos hábitos de descanso… Por lo tanto, hilando más fino, diría que NO CUIDARSE PUEDE MATAR.

Estas noticias sensacionalistas con las que crean caos en todas aquellas personas que están aprendiendo a cuidarse y aquellos que intentamos enseñar. Y esto, sumado a los intereses económicos, hace que más que una campaña de salud, parezca una campaña de miedo.

Desde mi más humilde opinión, no hay que obsesionarse con el azúcar. Si un día puntual tomas algo con azúcar, no pasa nada. El problema es cuando se convierte en hábito y lo consumimos en exceso y de manera continuada. Un azucarillo, salvo que te atragantes, no te va a matar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *