El cerro del Villar en Málaga

El yacimiento de Cerro del Villar es la ciudad fenicia mejor conservada de Europa. Está situado en un promontorio sobre el Valle del Guadalhorce. Es por eso que al estar en un paraje natural donde no ha tocado la mano ni el agricultor ni el constructor, los estudios se hacen más fáciles para los arqueólogos.

El paraje dominaba la extensa Bahía de Málaga y la desembocadura del río más importante de la región por su gran caudal de agua y la gran facilidad de su navegación, el Río Guadalhorce. Su curso fluvial coincide con una de las principales vías de comunicación entre el interior, es decir, Granada, Córdoba y Sevilla; y la costa. La colonia fenicia de Villar era una isla de unas 100 hectáreas de dimensión situada en mitad del río. Pero por aquellos entonces el Guadalhorce no tenía la apariencia actual. Era todo un mar. Una inmensa llanura de agua hacia el interior con un caudal de agua tan abundante y denso que aseguraba un auténtico bosque verde mediterráneo en la zona.

Un inmenso mar donde se navegaba en sentido contrario, es decir, desde la costa hacia el interior, y en mitad de la nada aparecía este islote fenicio tan bien rodeado por un rico ecosistema que permitía un abastecimiento permanente de los recursos alimenticios para los fenicios.

El Delta del Guadalhorce está reconocido como una de las reservas medioambientales de la biosfera más importantes de Andalucía, y por ende de Europa, tras el Coto de Doñana, por la riqueza de su fauna avícola. Se pueden observar aves de gran interés científico y biológico. En momentos de emigración de éstas hacia climas más cálidos pueden observarse interesantes zancudas de la familia de los flamencos, las abubillas o los pinzones pescadores.

En este sentido, el segundo delta más importante de la provincia en cuanto a su extensión se refiere es el Delta del Río Vélez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *