España consigue reducir la cifra de nacimientos de bebés con defectos congénitos

Madrid 3 de marzo 2021.  La web sobre fecundación y embarazo mujerfertil.es, ha estudiado como han evolucionado los defectos congénitos en los nacimientos.

El pasado 3 de marzo se celebró el día mundial de los Defectos de Nacimiento. Un día marcado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a raíz de una de los virus que más ha afectado a las mujeres embarazadas y posteriormente a sus bebés, que nacieron con defectos congénitos: el Zika.

Pero este virus no es el único protagonista en este día, enfermedades como la espina bífida y el síndrome de Down, del cual celebramos también este mes conmemoramos su día (21 de marzo), siguen muy presentes entre los niños del mundo. Este día busca una mejora en los programas de cuidado de las madres durante el embarazo, una mayor investigación en estas enfermedades y sobre todo un acceso más que necesario en muchos lugares del mundo a las madres embarazadas, a un buen sistema de salud que proteja su bienestar y la de su feto.

Una de las cuestiones a tener en cuenta con la salud del feto con respecto a las enfermedades congénitas, es la realidad en la que no todas estas enfermedades se detectan en el momento del nacimiento. Solo un 3% se detectan tempranamente, aumentando hasta un 7% en los primeros años de vida. El crecimiento físico y neurológico tienen un papel crucial en esta detección más tardía.

En España se ha visto una mejora en los datos de los nacimientos con defectos congénitos, disminuyendo de un 2,5% a un 1,05%, lo que supone un descenso de aproximadamente 10 mil nacimientos en los últimos 30 años. Estos datos suponen una mejora tremenda en un espacio de tiempo muy corto, y han sido gracias tanto a la investigación como en la mejora de los cuidados en la salud de las madres.

Pero hay factores que se deben tener en cuenta y que son motivo de preocupación: este tipo de problemas en el feto están directamente relacionados con la edad y la salud de la madre. Los estudios indican cómo las madres mayores de 35 años son mucho más propensas a tener hijos con defectos de nacimiento, entre los que se encuentran los más comunes el Síndrome de Down y el labio leporino. Aunque estas dos más frecuentes no son alteraciones que puedan provocar la muerte temprana con mayor frecuencia, muchas otras sí, siendo la causa de 270.000 fallecimientos de recién nacidos al año en el mundo (datos de la OMS).

Para tomar precauciones ante estos sucesos, las embarazadas pueden tomar una serie de consejos con los que se reduce en gran medida la posibilidad de malformaciones en el feto:

  • Eliminar el alcohol, el tabaco y otras drogas durante el embarazo. El alcohol se encuentra en la principal causa de malformaciones fetales, poniendo en riesgo tanto la salud del bebé y de la madre.
  • Problemas con el ácido fólico y el yodo. Cuando se está embarazada, se debe acudir al médico para que se hagan las pruebas pertinentes, y así mantener niveles normales de estas sustancias, ya que su falta o exceso pueden provocar defectos cardíacos, labio leporino e hidranencefalia.
  • La dieta alimentaria tanto del padre como de la madre debe ser variada y saludable. Las células reproductoras se ven afectadas en ambos progenitores por la alimentación, por lo que es beneficioso mantener una correcta dieta. Durante el embarazo, se deben seguir las pautas del médico, ya que tanto falta como exceso de peso, así como de algunos alimentos, puede terminar afectando a la salud del feto y de la madre.
  • La higiene, el deporte, y un control gestacional por parte de los médicos son rutinas que no se deben dejar de tener en cuenta durante el embarazo. La importancia de la salud tanto de la madre como del feto están en riesgo si no se tiene consciencia y control sobre todo el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *