Libertad de expresión

Amnistía Internacional hizo público un informe denunciando la restricción desproporcionada de la libertad de expresión en España. Desde el año pasado han sido condenadas, sobre todo, personas jóvenes que, en las redes sociales, han escrito alguna frase desafortunada. Por ejemplo, Cassandra Vera por sus chistes sobre Carrero Blanco, o raperos que en las letras de sus canciones, han manifestado frases que, según los tribunales, incitan al odio o la violencia. En otros casos, han sido criminalizados por manifestarse contra el sentido religioso o contra instituciones como la Iglesia o la Corona, y se condena a artistas inconformistas contra sistema, como en aquellos años de la dictadura franquista. Yo me pregunto qué responsabilidad tiene el Estado o el Gobierno de este país, sus políticos, con estas leyes absurdas que condenan el pensamiento o la expresión escrita y verbal, desentendiéndose con su inoperancia de la verdadera violencia, esa que produce muertos a diario. Qué responsabilidad tienen estos gobernantes que se desentienden de la violencia real que día a día sufren miles de personas, las verdaderas víctimas de un sistema depredador contra los más vulnerables; por ejemplo, la violencia real que la banca provoca con los desahucios, los suicidios que a diario se producen por parados excluidos de una vida digna, los miles de muertos en pateras, los índices de desigualdad, la corrupción política, la ineficacia contra la violencia machista, el incumplimiento de la ley de memoria histórica, el progresivo deterioro de la sanidad pública, el mal funcionamiento del sistema educativo, el paro juvenil y su forzosa emigración, el saqueo del fondo de las pensiones hipotecando un país hasta límites insostenibles… Para terminar transcribo parte de lo que recoge la Unesco sobre la libertad de expresión: “sabemos que la libertad de expresión es un elemento crítico para la democracia, el desarrollo y el diálogo – sin ella ninguna de estas palabras podría funcionar o prosperar. La libertad de expresión es un derecho universal que todo el mundo debe gozar”. ¿A quién tendríamos que condenar por su incumplimiento de garantizar y cumplir la Constitución?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *