Septiembre, el mes de la vuelta al cole

Septiembre, se acaban las vacaciones y comenzamos a preparar la vuelta al colegio. En estas fechas empezamos a dudar entre que tipo de mochila comprar, que tipo de calzado y a preocuparnos por la integridad de las espaldas de los más pequeños. Y es normal ya que según los últimos estudios más del 50% de los niños entre 12 y 15 años sufren dolor de espalda. Estos dolores son debidos a malas posturas, cargas inadecuadas para su peso, falta de ergonomía en el mobiliario escolar… estos dolores y malos hábitos provocan un acortamiento de la musculatura isquiotibial, rectificación de las curvas de la columna e incluso desviación de la columna (escoliosis).

Por eso te vamos a dar cinco consejos para preparar la vuelta al cole de la manera más óptima para los niños.

  1. La mochila más adecuada. Según la organización mundial de la salud (OMS) el peso que debería soportar el niño no tendría que superar el 10-15% del peso corporal del niño. Estamos todos de acuerdo que muchas veces llevan más de ese peso, de ahí que aparezcan iniciativas como fraccionar los libros en trimestres, para que no pesen tanto pero aún queda camino hasta conseguir reducir el peso de la mochila. Sin embargo la mayor polémica viene con la incorporación de las mochilas de carrito versus las mochilas convencionales de doble asa. Se recomienda el uso de las mochilas de carrito con una CONDICIÓN FUNDAMENTAL se deben transportar hacia delante y el asa debe ir a la altura de los codos del niño para que pueda empujarla sin necesidad de doblar la espalda, por supuesto si esta condición no se cumple son MAS PELIGROSAS que las mochilas de doble asa.
    • Las mochilas de doble asa son las recomendables con una serie de recomendaciones.
    • Hay que usar siempre las dos asas. Llevar la mochila sobre un solo hombro puede tensar sus músculos en exceso y dañar su columna vertebral en desarrollo. Las asas deben estrecharse lo máximo posible.
    • La mochila debe apoyarse en la zona lumbar, y debe quedar a unos cinco centímetros por encima de la cintura.
    • No hay que llevar demasiada carga. La mochila debe pesar menos del 10% del peso del niño y nunca sobrepasar el 15%.
    • Hay que tener cuidado al agacharse con la mochila en la espalda. La mejor manera es flexionando las dos rodillas.
  2. Como colocar los objetos en la mochila. Se debe usar el compartimiento más adecuado para cada objeto. Lo más grande y pesado tiene que ir en el compartimiento trasero cerca de la espalda y los que son menos pesados se pueden repartir por diferentes compartimentos. Enseña a tus hijos a cargar la mochila subida a una mesa o a una silla a la altura de su cadera, no levantándola desde el suelo. De esta manera evitaremos el gesto de levantar peso con la espalda curvada. En caso de que haya que agacharse para coger peso, debemos insistir para que los niños lo hagan flexionando las rodillas, nunca encorvando la espalda.
  3. Elige un buen calzado. La salud postural empieza por los pies. Debemos elegir para los niños un calzado con suela no demasiado dura, que amortigüe bien, tenga buena sujeción y, por supuesto, cambiarlo para las actividades deportivas adecuándolo a cada una de ellas.
  4. Adecuada higiene postural en el colegio. Adoptar una postura correcta en clase para cuidar nuestra espalda. Se debe mantener la espalda erguida y pegada al respaldo de la silla, las rodillas deben quedar flexionadas unos 90 grados, no debe inclinarse hacia adelante sino acercarse a la mesa lo necesario para evitar curvar la espalda y sobrecargarla.
  5. Observar las posturas de los pequeños. Si ves que tu hijo se acerca demasiado a la tele o incluso a los libros que están leyendo, atento: puede tener un problema de vista que derive en cervicalgias y cefaleas, causadas por modificar la postura para ver mejor. Otra lesión que nos da pistas sobre la salud de los pequeños es la tortícolis: si la sufren a menudo, quizá tengan un problema de audición, lo que deriva en que intentan acercarse a la fuente de sonido flexionando la espalda o girando el cuello hacia el lado por el que menos oyen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *