Un paso arriba con Rocky Balboa

Comienza una nueva temporada y los runners se preparan para la misma. Por eso, no es de extrañar que nos encontremos a muchos de ellos imitando a Rocky Balboa en su mítica imagen subiendo escaleras en su entreno diario. Y es que subir escaleras fortalece los músculos, el corazón y los pulmones para correr mejor. Las escaleras te fuerzan a luchar contra la gravedad, y eso te ayuda a conseguir dos elementos esenciales para el corredor: fuerza y energía. Se necesitan las dos, ya estés rozando la meta de un 5k o tratando de mantener el ritmo durante los últimos kilómetros de un maratón. Subir escaleras te fuerza a utilizar los músculos estabilizadores (como el glúteo medio, que se descuida durante los kilómetros diarios), porque estás equilibrando y activando una pierna, brevemente, mientras la otra se mueve para dar el siguiente paso. Fortalecer estas áreas reduce el riesgo de sufrir una lesión. Por último, las escaleras son mucho más pronunciadas que la mayoría de las cuestas, de ahí que cuando practicamos con ellas corriendo, tu ritmo cardíaco se dispara muy deprisa y respiras más rápido para obtener más oxígeno. Esto, a su vez, mejora tu VO2max (la cantidad máxima de oxígeno que puedes utilizar durante un ejercicio intenso). Con este trabajo, tu cuerpo se acostumbra a usar el oxígeno y convertirlo en energía más rápidamente. Introduce estos entrenamientos de escaleras en tu rutina semanal y verás cómo aumenta tu rendimiento. “Sentir es el secreto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *