Vértigos ¿Cómo te puede ayudar la fisioterapia?

El vértigo genera un malestar que se traduce en una sensación de desequilibrio e inestabilidad. Produce una gran inseguridad e incapacidad para movernos, pudiendo llegar incluso a tener sensación de náuseas y desmayo. A estos síntomas se une la sensación de que las cosas giran, como si todo diera vueltas. Puede durar algunos instantes o incluso bastantes horas, incluso viéndose acompañado de incapacidad de enfoque ocular y pérdida de audición de un oído.

Pueden estar producidos por diferentes causas como:

• Problemas en la musculatura cervical que alteren la vascularización del oído interno.
• Alteración en el rango articular de las vértebras cervicales.
• Problemas en la articulación temporomandibular.
• Hipomovilidad de la región cervicodorsal.
• Alteración de los otolitos que provoca vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB).
• Disfunción en la coordinación de la vista y el oído con los sistemas propioceptivos.

Para su correcto tratamiento es muy importarte un diagnóstico preciso de la causa, para ello se derivará normalmente a un especialista que valore es sistema auditivo y vestibular.

¿Cómo te puede ayudar la fisioterapia?

En fisioterapia existen diversas herramientas o técnicas que mejoran la musculatura cervical y dorsal y conseguirán la adecuada movilidad de las vértebras cervicales y dorsales, además de técnicas específicas para la mejora de la articulación temporomandibular, todo ello acompañado de ejercicios para reeducar el sistema vestibular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *